14 ago. 2013

Los Tres Gusanos

(Fábula)

“Había una vez tres gusanos de seda que para ellos convertirse en mariposa era un gran problema. Sus nombres eran: Pesimista, Realista e Idealista. Se les acercaba la hora de su transformación y empezaron a sentir los primeros síntomas.

Su voraz apetito fue desapareciendo, su movilidad menguaba a gran velocidad, no paraban de llorar y, finalmente, sintieron cómo el capullo los aislaba del mundo conocido, de la seguridad de lo cotidiano. Allí dentro tuvieron distintos pensamientos:

- Pesimista se dijo a sí mismo que estaba viviendo el final de su vida, y en lo más profundo de su sentir, se despidió de los buenos momentos.

- Realista se dio ánimos diciéndose que todo aquello sería momentáneo y que, tarde o temprano, volvería a la normalidad.

- Idealista sintió que aquello que le estaba ocurriendo podría ser la oportunidad para que se cumpliese su sueño más preciado: poder volar.
Y aprovechó la oscuridad para perfeccionar sus sueños.
Cuando los tres capullos se abrieron, dejaron ver tres realidades iguales y distintas a la vez…

- Pesimista era una bellísima mariposa, pero estaba muerta… Había muerto de miedo

- Realista era una hermosísima mariposa pero, a pesar de ello, empezó a arrastrarse como cuando era gusano. Con satisfacción, dio las gracias al cielo por haber podido seguir igual.

- Idealista, al ver la luz del día, buscó sus alas y, al contemplarlas, su corazón rezumó alegría, emprendió el vuelo, y dio las gracias, repartiendo su dicha por todo el bosque.”
Una misma realidad, tres actitudes distintas y tres consecuencias diferentes.
En estos tiempos de cambios
¿Con cual de los gusanos del cuento te identificas?



Dice la Biblia (2 Corintios 5:17)
"Ahora que estamos unidos a Cristo, somos una nueva creación. Dios ya no tiene en cuenta nuestra antigua manera de vivir, sino que nos ha hecho comenzar una vida nueva."

El tener una buena actitud frente a las cosas negativas que nos suceden en la vida el humanismo lo llama “tener un pensamiento positivo” pero creo que no esta lejos de “pensar como Dios piensa” Dios no es un ser negativo, solo desea todo lo bueno para nosotros a partir de una nueva vida en Cristo, transformada para vivirla plenamente con una buena actitud.

Tenemos al Apóstol Pablo como un gran ejemplo de esto, cuando escribió en Filipenses 4:11  dijo: “regocijaos en el Señor siempre”, el no se encontraba en las mejores situaciones que alguien puede experimentar. ¡Estaba preso, esperando ser ejecutado!

Hay actitudes que podemos elegir cambiar si queremos experimentar una verdadera transformación, actitudes convenientes para tener para una vida saludable en todas las áreas de nuestra vida, como es elegir la humildad ante el orgullo, el perdón en vez del rencor, ser diligentes y no perezosos, optar por la paz en medio de los conflictos, ser perseverantes y no dar lugar a la derrota...etc.

Pra. Mónica Polanco

Posts Populares