8 abr. 2010

EL SEXTING

Compartir



La última moda que atrapa a la juventud

Un nuevo problema esta afectando seriamente a nuestra sociedad especialmente a nuestros adolescentes y jóvenes, es el fenómeno llamado “Sexting” (viene de sexo y texting, "mensajear" en inglés) que consiste en la acción de enviar imágenes, sonidos o videos con contenido insinuante o de tipo sexual a través del teléfono móvil, estos contenidos en su mayor parte son desnudos o semidesnudos. Los implicados pueden ser adultos y menores a diferencia del “Ciberbullying” que se da solo entre menores. Normalmente el tipo de material enviado es íntimo, es decir, son fotografías o videos del propio remitente (El Sexter) que envía a su pareja, en ocasiones a amigos y hasta desconocidos, todo comienza como un juego inofensivo, pero que los expone a graves peligros.

Existe una gran preocupación por El Departamento de Justicia de los Estados Unidos por el auge que esta teniendo este fenómeno y reconocen a la vez que esta provocando nuevas tipologías de delitos, a raíz de esto, numerosos colegios e institutos del país así como en Australia y Reino Unido estudian con urgencia el tema tras la aparición de numerosos casos, para aplicar nuevas normas al respecto.

En los colegios de Estados Unidos se han detectado casos entre menores de 14 años. También casos en los que las fotos se han intercambiado por dinero lo que podría ser considerado venta de pornografía infantil. Según la policía del Estado de Utah el 25% de las imágenes de pornografía infantil que detectan, son originadas mediante sexting.

Una encuesta realizada en los Estados Unidos por Harris Interactive para la empresa Cox Communications declara que:

-El 19% de los adolescentes participa en actividades de sexting enviando, recibiendo o trasmitiendo fotos de desnudos o semidesnudos por MMS o e-mail.

-El 60% de ellos lo hace a su novio o novia, pero el 11% reconoce haber enviado sexting a personas que ni siquiera conocían.

-El 81% de los sexters tiene menos de 18 años.

Publicar “íntimos” online o desde el móvil es un material que saldrá totalmente del control del remitente o sexter , corriendo el riesgo de hacerse mal uso y llegar a manos de cualquiera , hasta ser colgadas en sitios porno en la internet. La persona queda comprometida para siempre porque en cualquier momento de su vida, ese material conservado en la red , lo expone a resultados indeseados ;el sexting deriva en humillación y acoso , la víctima sufre daño, insultos, amenazas, agresión verbal, estrés, puede afectarle en una nueva relación de pareja o matrimonio, ser motivo de acoso y chantajes , de los cuales en muchos casos el acosador logra su objetivo por que la victima teme a que sea revelada su intimidad , de esto también puede derivar una cita indeseada con el acosador y culminar en un abuso, violación y o muerte.

Una imagen propia es personal y está protegida por la Ley, porque la reciente reforma del artículo 128 de la ley de Delitos Informáticos (26.388) del Código Penal pena con hasta seis años de prisión a quien publique, divulgue o distribuya una imagen sobre actos sexuales o mostrando los genitales de un menor de 18 años, de manera que no puede ser utilizada sin el consentimiento de la persona implicada, mayor mente si una imagen posee desnudo de un menor , esto se trata de pornografía infantil y también es un delito grave, cometido por el que crea el material, el que lo posea o distribuya.
Según otra encuesta realizada por la Asociación Civil Chicos.net y dos organizaciones extranjeras arroja que:
9 de cada 10 adolescentes tiene celular y el 36% admitió que envía fotos suyas en poses provocativas.
¡Es una realidad ¡ el fenómeno avanza y es nuestra responsabilidad como padres o tutores de nuestros niños y adolescentes prevenirlos de los peligros que hay detrás de este “ juego” que los induce a ciertos objetivos. Las encuestas revelan que los que enviaron esas imágenes fueron con el fin de: tener una cita, llamar la atención, buscar afecto, aceptación entre otros.
Frente a este problema debemos concientizar y orientarlos sobre este mal, advertirlos de los peligros que representa hacer uso inadecuado de las herramientas que utilizan para comunicarse y “expresarse”, además ser consientes que si son testigos de alguien que esta siendo el papel de “sexter” o es una victima de el, debe declararlo, no callar, ni menos fomentar lo que parece ser un simple juego, por el contrario, se hace cómplice de la situación.
Que sepan que esta no es la mejor forma de hacer bromas o de procurar hacer vínculos, ni relacionarse con las demás personas especialmente con desconocidos, aunque muchos jóvenes han confesado que nos les interesa que su intimidad circule por la red ni temen a lo que pueda pasar con ese material. Para ellos es solo diversión.
“Jóvenes: disfruten de su juventud, sean felices, sigan los impulsos de su corazón y gocen de la vida. Pero siempre tengan presente que Dios los juzgará por todo lo que hagan.

No se dejen dominar del mal genio ni permitan que los deseos de su cuerpo los hagan pecar. Los peores errores los comete uno cuando está joven.” Eclesiastés 11:9,10 (PDT)

Pra. Mónica Polanco

Posts Populares