26 jul. 2008

LA DISCRIMINACION

Compartir

Una respuesta cruel hacia la fatalidad


Vivimos en un mundo de muchas dichas, pero lleno de fatalidades que inundan también, especialmente los que a diario enfrentan la lucha con algún estigma que los agobia y los deja sin luz y esperanza como arma para combatir el problema inmerso en la soledad de un silencio con aroma desgarrador, que sumado a un prójimo ausente frente a la necesidad imperante del que sufre, se convierte en las fatalidades mas grandes de alguien que puede cargar a cuestas como la "Discriminación", que añade consigo antipatía, miedo, odio, repulsión y desprecio, ya sea por el color de piel, etnia, sexo, edad, cultura, religión o ideología y tantos otros como la enferme dad.

Estuve reflexionando acerca de este tema tan abordado pero no quise pasar por alto la noticia que decía:

"El jefe del programa de la ONU para la lucha contra el SIDA, Peter Piot, planteó la denuncia durante la III Conferencia Mundial contra el Racismo que tiene lugar en Durban, Sudáfrica. Donde la epidemia de SIDA fue expuesta como uno de los principales ejemplos de discriminación en el mundo de hoy. Al expresarse dijo lo siguient
e: “La falta de equidad en el acceso a los tratamientos contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) es uno de los ejemplos más espeluznantes de discriminación”.
Hizo un llamado a los gobiernos y organizaciones sociales de todo el mundo para proveer servicios adecuados de atención médica y social…y a combatir la discriminación por el VIH, con una legislación que garantice la igualdad de portadores y no portadores."

El SIDA...¡Dios mío! ¡Dios mío!…como aumenta la fatalidad en el mundo y como el mundo responde con mayor fatalidad…si Tú nos mandaste que debiéramos amar al prójimo y extender la mano al necesitado.
En el evangelio de Lucas 10:30 Jesús relata la historia de un hombre…sin mas detalles que pudieran identificarlo, solo sabemos que viajo largamente, que lo asaltaron, quedo herido, desnudo y medio muerto, pero no podemos saber de que clase social era, ya que sus vestimentas nos la hubiera declarado, sus anillos y joyas como usaban los varones en aquel tiempo nos hubiera permitido saber si era rico o pobre ya que podrían haber sido verdaderas o de imitación, tampoco podía hablar de si mismo ya que quedo inconsciente.

De esta manera comprenderemos que Dios quiere que no hagamos distinciones ni discriminemos a nadie a la hora de ayudar al prójimo. Y que todos debemos colaborar en esto, pues dice que paso primero un “sacerdote” o un religioso formal de quien esperamos mucho, luego un “levita “o uno de menor rango que el sacerdote, que también profesa fe y amor en Dios, sin embargo, “le vieron y pasaron de largo” ¿Donde estaba la misericordia? ¿Donde estaba el amor? ¿Donde estaba la fe?.
Pero para sorpresa de muchos, ¡paso un Samaritano!, el odiado, el despreciado, la plaga, el maldito, el señalado para los religiosos judíos, quien fue el único movido en sus entrañas por la misericordia que lo motivo a curar y vendar las heridas del hombre, el que lo llevo a un mejor lugar para ser atendido correctamente, dando las instrucciones del mejor cuidado y por lo demás correr con todos los gastos que pudiera generar su estadía en aquel lugar.

Por eso no te sorprenda, que en medio de tu fatalidad el mundo te abandone; tu familia, tus vecinos, tus amigos, tus hermanos de la fe que profesas, por esto Jesús lo ilustro así, para que sepas que solo habrá uno que no se avergonzara de ti, ni mirara tu condición de la cual vienes ni en la que te encuentras, ese es Jesús que esta dispuesto a vendar tus heridas , cargarte en sus brazos, llevarte a un lugar seguro y darte descanso, el es quien pago tu cuenta adelantada para que recibas amor ,el bien y la misericordia. Porque el no hace distinciones , sino que actúa sobre todos aquellos que lo necesitan , lo desean y lo aceptan como su salvador en medio de un mundo quebrantado por el dolor ,el desprecio y "La Discriminacion" como respuesta cruel a la fatalidad.

¿Es posible que actuemos con dis
criminación sin darnos cuenta ? ¿Existe argumento que justifique la discriminación de muchos?...¿Que opina usted?



Pra. Mónica Polanco

Posts Populares